El lugar donde nació la botella de Coca-Cola alberga hoy un mural de casi 7.000 pies cuadrados, el cual celebra el rol que ha tenido la ciudad en la rica historia de la marca, gracias a un proyecto para restaurar "rótulos abandonados", financiado por el embotellador y distribuidor local, Coca-Cola Consolidated.

Actualmente, un letrero pintado de tres pisos cubre la pared este del Museo Histórico del Condado de Vigo en Wabash Avenue, en el centro de Terre Haute, Indiana, donde Root Glass Co. patentó la icónica botella de Coca-Cola en 1915 después de responder al desafío presentado por la Compañía Coca-Cola : diseñar una "botella tan particular que pudiera ser reconocida en la oscuridad o quebrada en el suelo".

El origen de la botella Contour

Los muralistas veteranos Jack Fralin y Bill Johnson pasaron tres semanas pintando el enorme rótulo, mientras los transeúntes se detenían para conversar o tomar fotos.

"Hacer estos letreros es un asunto comunitario", expresó Fralin, quien ha pintado docenas de murales para Coca-Cola Consolidated, al Tribune Star. "La gente conducía y tocaba las bocinas de sus autos y decía: 'Así se hace'".


El edificio donde se encuentra el Museo Histórico del Condado de Vigo fue construido en 1895 para alojar a Ehrmann Manufacturing. Entre 1920 y 1930, Coca-Cola alquiló un espacio en la pared de la compañía para una serie de murales que eventualmente se volvieron a pintar.

Fralin y Johnson, quienes lamentablemente fallecieron días después de finalizar los proyectos, utilizaron fotografías históricas de los letreros para recrear un cuadro retro en el extremo sur del mural, mientras que una sección norte muestra el logotipo conmemorativo del centenario de la botella de Coca-Cola .

"Nuestra compañía nunca ha pintado algo más grande que esto en nuestros más de 116 años de historia", enfatizó Todd Marty, Vicepresidente de la Unidad de Mercado de Coca-Cola Consolidated.

Coca-Cola Consolidated lanzó el proyecto para la restauración de ‘rótulos abandonados’ en 2011, con el objetivo de renovar antiguos murales que se habían desteñido. "Son una parte importante de nuestra historia y de la historia de pequeños pueblos y ciudades como Terre Haute", dijo Jennifer Richmond, Directora de Asuntos de Gobierno Estatal de Coca-Cola Consolidated.

Los letreros pintados en paredes fueron una de las primeras formas de publicidad empleadas por Coca-Cola , que datan de la década de 1890. En 1910, la Compañía dedicó el 25 por ciento de la totalidad de su presupuesto de marketing a letreros de pared. Coca-Cola alquilaba espacios en las paredes a los propietarios para exaltar las virtudes de su producto estrella a través de ilustraciones y expresiones como "Deliciosa y Refrescante" y "La pausa que refresca", entre otras, que servían como coloridas esteras de bienvenida en concurridas intersecciones y otras áreas de alto tráfico con una vista panorámica del centro de la ciudad. Los murales se incorporaron al paisaje urbano, especialmente en el sur.

En la década de los años 50, las ciudades en auge se convirtieron en ciudades fantasma virtuales a medida que los residentes emigraban a ciudades más grandes y las compañías se marchaban del centro de las ciudades hacia las afueras. Poco a poco, las vallas reemplazaron los rótulos pintados, cuyo costo de producción era mayor, y en los años 70, los anuncios retro casi desaparecieron por completo.

Sin embargo, Main Street comenzó a resurgir a finales de los 80 y principios de los 90, gracias a un renovado interés en la preservación histórica. Y para muchas ciudades, traer de vuelta los apreciados murales de antaño ha sido una forma lógica y económica de recuperar un sentimiento de nostalgia.